Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

11/9/13

Saga: Los juegos del hambre, de Suzanne Collins


Título de la saga: Los juegos del hambre.
Título original: The hunger games.
Autor/a: Suzanne Collins.
Libros que la forman:
1.- Los juegos del hambre
2.- En llamas
3.- Sinsajo
Año: 2009-2011.




Antes de comenzar a hablar sobre el trabajo de la señora Collins, hay que dejar clara una cosa sobre el mismo: estas novelas se clasifican en lo que hoy día se conoce como literatura adolescente. Con esto no quiero que te engañes, querido lector; Los juegos del hambre no son únicamente una chica joven que se mantiene a tientas en un triángulo amoroso. No, esta saga refleja muy bien lo que es (o, en todo caso, debería ser) la idea de una literatura concebida para esta edad. Hay desafíos, supervivencia, retos, ideales propios. Y amor, sí, pero en la justa medida.

Con esto pasamos a la historia en sí misma. Katniss Everdeen se nos presenta como una ciudadana de Panem o, lo que es lo mismo, lo que antes eran los Estados Unidos de América. Su país está dividido en doce distritos (trece anteriormente), y ella vive en el último de ellos. Su padre murió en las minas que abastecen la zona y, a partir de entonces, ha tenido que sobrevivir por su cuenta, desafiando la ley en muchas ocasiones. Todo ello con el único fin de mantener viva a lo que le queda de familia: su madre y su hermana pequeña, Prim. Coronando estos doce distritos se encuentra el Capitolio, ciudad regente de todo el territorio de Panem. En castigo recuerdo a la guerra de sublevación en la que los distritos se enfrentaron al Capitolio, la capital del país celebra todos los años lo que se conoce como los Juegos del Hambre. Para ello, recogen a dos niños de cada distrito (un chico y una chica) de entre doce y dieciocho años; los reúnen en un territorio predeterminado y adaptado, les dan armas y allí los hacen luchar a muerte. Sólo uno puede quedar en pie. Al ver que Prim sale escogida de las papeletas al azar, Katniss se presenta voluntaria.

En este marco de opresión y espíritu de rebelión nos deja Collins, y nos presenta a una serie de personajes a tener en cuenta. No son ni mucho menos los personajes más profundos que he conocido, pero sí admito que en esta saga todo va ajustado a lo que debe ser: todo está en su justa medida. Tendremos, eso sí, personajes de los que llegaremos a encariñarnos de veras, con los que sufriremos y por los que temeremos. Porque, teniendo en cuenta la presentación de los juegos, es evidente que tarde o temprano tendremos que despedirnos de alguno de ellos.

La escritura se nos presenta durante toda la saga en primera persona y, curiosamente, en presente. Suzanne lo hace aquí muy bien, ya que nos acerca más a la historia y a la protagonista, a la que seguimos en todo momento. Divide sus libros en tres partes siempre, por lo general cada uno con nueve capítulos. Esto cambiará en Sinsajo, donde encontramos también un epílogo. Suele hacer uso también de una estrategia que a mí personalmente me gusta mucho: expone los puntos más interesantes al terminar los capítulos. Esto hace que te propongas dejar el libro a un lado cuando termines esa parte y, cuando llegas, acabas mordiéndote las uñas y queriendo seguir adelante.
Porque este es otro punto importante de la saga: engancha. Y mucho, realmente. La historia es fácil de seguir, todo por lo general muy fácil de leer. Los temas, las formas, la estructura e incluso los personajes te harán querer saber más y más de lo que pasa. Además, por supuesto, nunca sabes quién va a morir y quién va a sobrevivir.

En cuanto al final de la saga, tal y como comenté en la reseña de Sinsajo, me esperaba otra cosa. De todos modos, vuelvo a primer punto de este comentario: es una novela para adolescentes. La autora tiene que tener en cuenta para quién escribe. Aun así no marco esto totalmente como un punto negativo.

En definitiva, mi recomendación para que leas Los Juegos del Hambre es encarecida. Bien seas adolescente, bien tengas algo más de edad, esta saga puede atraerte y, en cierto modo, enamorarte. Siempre y cuando recuerdes el público para el que fue concebido, y no exijas mucho más fuera de esa línea, serán unos libros para memorar.


Literatura adolescente como ha de ser.








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada